Descubre la ciudad de Lima

Atardecer en Miraflores, Lima Peru

Cuando llegas a Perú y observas por primera vez la capital, Lima, no podemos hablar de un «amor a primera vista» como sucede con las capitales de otros países…..
Lima es una mujer a la que hay que conocer. Cuando lleves dos o tres días recorriendo sus diferentes distritos, aprenderás a ver el encanto que se esconde en cada una se sus esquinas.
Los ríos Rimac, Chillón y  Lurín definen los tres valles donde se extiende la «
 Ciudad de los Reyes », como la bautizó su fundador, Francisco Pizarro.
Lima es una bulliciosa cuidad, abierta a la inmensidad del Océano Pacífico, donde tradición y modernidad se entremezclan sin parar…

El dulce y luminoso verano limeño es el mejor momento para viajar a conocer ésta capital. El invierno, a menudo húmedo y gris, puede resultar incomodo a ciertos viajeros…

Cuando llegas a la capital, te sorprende el caos que reina a primera vista, la manera de conducir y los alaridos de los hombres que sobresalen por las puertas de pequeñas camionetas –las «combis» – y que gritan sin tregua palabras que no tienen mucho sentido para el recién llegado «Arequipa- Arequipa -sube – sube -Arequipaaaa«.

No dejes que ésta primera visión te haga perder el entusiasmo por conocer un poco mejor el pueblo peruano. Y créenos, Lima merece la pena!

Lima tiene 4 distritos que no te puedes perder, listo para descubrirlos ?!

 

 

Lima Centro, el encuentro de la historia y de la tradición

Plaza Armas Lima Probablemente el centro de Lima sea uno de nuestro lugares preferidos de la ciudad. Descubrir la historia que marco el país, participar al cambio de guardia, comer un ceviche fresco con un vaso de chicha morada en el Mercado Central y terminar el día comprando comida china en el China-Town de Lima es algo único!

Además de ello, la diversidad arquitectónica que hay ahí es excepcional: las fachadas de sus casas van desde la época colonial a los inicios del siglo XX.
Varias de esas casas merecen ser conocidas por dentro: es el caso de la famosa Casa de Osambela, donde el nieto de la antigua Ama de Llaves, Lizardo, sigue mostrándote con amor las habitaciones que han acogido a grandes personalidades de la Real Academia Española.
Este menudo personaje, no se cansa de relatarte las costumbres de la época, de mostrarle los pasadizos secretos de la ciudad  y te subir contigo a la azotea para que tengas una visión general del centro de Lima.

Al finalizar la visita, dirígete a la librería mas cercana y comprate el libro Tradiciones Peruanas escrito por Ricardo Palma, vas a ver que todo lo que este humilde señor te ha dicho es 100% cierto !

Otro lugar digno de ser conocido es el convento de L’eau Vive, hoy en día llevado por unas religiosas francesas que proponen menús sin ánimo de lucro y de buena calidad.

Si te gustan las historias de fantasmas, lo mejor que puedes hacer es perderte por los pasillos del gran Hotel Bolivar. A pesar de que el personal asegura que ahí nunca ha pasado nada, la 4 planta sigue cerrada al publico…
Quitando ese fenómeno paranormal, te recomendamos que te pares ahí a comer, ya que encontrarás uno de los mejores arroces con marisco de la capital !

Entre los lugares que no podrás perderte y que son mas conocidos, tienes, la orillas del Rimac, la bajada de bandera en la Plaza de Armas, la propia Plaza de Armas con su fuente de hierro forjado -ahí nació la capital y ahí se pensó la bandera de Lima.
Visita el Palacio del Gobernador, la Catedral de Lima, así como el famoso restaurante Cordano, uno de los mas antiguos del lugar, por el que han pasado presidentes y políticos importantes de Perú.

Entra en las catacumbas de San Francisco, para una inmersión en un universo digno de Indiana Jones, la Plaza San Martín Libertador, orgullo de los limeños, fundada en conmemoración de la independencia de Perú.

 

 

Miraflores, un cogollo de riqueza y modernidad

Aprovecha del tiempo libre para pasearte por lo que es el barrio mas «occidental» de Lima. Limeños, europeos, ejecutivos en corbata y traje, jóvenes estudiantes, grandes «Malls» como Larcomar y el parque Kennedy, con sus numerosos gatos. Esos son solamente algunos de los lugares típicos en los que la población de la capital se reúnen a tomar algo.
Te sorprenderá ver la influencia americana en muchas de sus costumbres, la modernidad de los apartamentos, lo amplias que son las aceras y algunos de los coches deportivos que conducen por sus calles.

Si te gustan las antigüedades, sera probablemente en éste distrito donde encontrarás la mejor oferta y la mas veraz. Entre tienda y tienda, puedes alternar tu día con una caminata por Arequipa, donde las casas de estilo colonial se siguen. Si te gusta caminar, puedes ir hasta El Olivar, es un tranquilo parque no lejos del Colegios de Abogados de Lima, cerca del ahí podrás ver las ruinas de la Huaca Pucllana y volver para comer en uno de los lugares mas ricos de Perú el restaurante Punto Azul, un buen ceviche mixto con su jalea, un Tacu-Tacu de mariscos 🙂 o una estupenda Parihuela!

 Vista de Miraflores, Lima, peru

Barranco, arte, poesía y pintura

De esencia bohemia, Barranco es, sin lugar a dudas, el distrito mas animado de Lima. Los jóvenes llenan sus calles, los surferos se pasean con sus tablas de surf y los artistas tocan música en las calles.

A dos pasos de la costa del pacifico, Barranco es un punto obligado para los amantes de las olas. Pero también para los viajeros que quieren descubrir la inmensidad del Pacifico y tomarse unos anticuchos de corazón contemplando su color grisáceo y la densidad de sus aguas que te advierten de lo que te vas a encontrar si te metes :p

Plagado de Street Art, las calles de Barranco se transforman al caer la noche y se convierten en el lugar perfecto para reunirse con los amigos y asistir a un concierto en la playa o por la calle. O bien para meterse en la Taberna del Ángel a escuchar cantar canciones típicas del pueblo latino americano.

 

Callao, mejor ir acompañado…

El distrito de Callao es el mas «peligroso» de la ciudad. Ir es posible, pero los lugareños te recomiendan que vayas acompañado.
Incluso si en si Callao no tiene nada que ver, la experiencia de pasar por ahí una tarde es curiosa, y solamente recomendable a aquellos viajeros que se hagan cargo de ellos mismos y asuman las consecuencias de su elección.
Pasado Callao esta la playa de La Punta, es un cogollo de riqueza en medio del Callao. La Punta tiene una bonita playa donde es muy agradable bañarte. Aprovecha de las vistas que hay y no dudes en coger un taxi hasta el distrito de La Punta, para evitar pasar caminando por Callao 😉 (tanto a la ida como a la vuelta).

A qué esperas para hacer un viaje a Perú y descubrir su capital?

 

Te ha gustado éste articulo? Compártelo con tus amigos !

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *