Baila al ritmo de Latino América!

Las culturas latinoamericanas son el resultado de una perfecta mezcla de influencias provenientes de América, África y Europa; estas influencias se ven reflejadas en las diversas músicas y danzas propias de la región.

Te ofrecemos un breve recorrido por algunas de las músicas y danzas más conocidas como son el tango, la bachata, el merengue, la cumbia…. que tendrás la oportunidad de conocer y de bailar en tu próximo viaje a Latino américa.

 

EL TANGO

Declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 2009, el tango nació en el estuario del Río de la Plata, que separa Uruguay de Argentina. Algunos afirman que el tango nació en Buenos Aires y que, a continuación, se extendió hasta Montevideo; otros, que nació en ambas orillas, y por tanto en ambas capitales, en la misma época.

El tango es una fusión de ritmos de distintas danzas, que fueron traídas por los inmigrantes que se trasladaron a Argentina y Uruguay a finales del siglo XIX. Fue prohibido en un primer momento por su excesiva sensualidad; de hecho, en los años 1900, era practicado únicamente en los burdeles, hasta que los miembros de la alta sociedad lo exportaron a París.

El tango era el baile más popular en Europa antes de la Segunda Guerra Mundial. Previamente a la extensión de la moda, el tango fue descubierto en un concurso de baile celebrado en la Riviera francesa. Inicialmente, el tango era un género sólo instrumental: los textos y el canto, siempre melodramáticos, fueron incorporados más tarde. El legendario Carlos Gardel fue, en los años 20 y 30, el primer cantante famoso de tango.

viaje a Argentina - Brasil - Latino América

LA SALSA

Se dice que la salsa nació en las calles de Nueva York, fruto de la mezcla de ritmos cubanos y puertorriqueños, así como de otros países de América Latina, cuyos residentes son numerosos en los Estados Unidos. La palabra “salsa” fue utilizada por primera vez en los años 60 en Nueva York, y hace referencia precisamente a esta mezcla de sabores.

 

LA BACHATA

Originaria de la República Dominicana, en el Caribe, se trata de una de las danzas populares de Latinoamérica, influenciada por los ritmos africanos que predominan en la región. Sus letras hablan con frecuencia acerca del desamor. Hasta hace poco, la bachata era considerada como una música propia de las clases inferiores, y era conocida como “la música de la amargura”. Esta danza fue, en primer lugar, una forma popular de diversión: una fiesta celebrada en un patio, en la sombra de una callejuela o en cualquier rincón. Suele decirse que la bachata tiene su origen en el fandango andaluz.

El término “bachata”, surgido a principios del siglo XX, designa principalmente una reunión festiva, caracterizada por diversos tipos de música y danza populares. Este término, sin embargo, es distinto de “fiesta” y de “danza”. A mediados del siglo XX, el término “danza” hacía pensar en el universo de los salones de lujo en los que se practicaban los bailes de moda, al son de una orquesta. Las “fiestas” son festividades celebradas al son de la güira, de la tambora (tambor dominicano) o del acordeón, en las que se tocan merengues, zapateos y otros ritmos folclóricos similares. Las bachatas eran, precisamente, las festividades celebradas al son de las guitarras y los bongos, durante las cuales se bailaban boleros y guarachas, y donde se tocaban rancheras y merengues.

En 1989, el músico dominicano Juan Luis Guerra produjo “Bachata Rosa”. El álbum, que alcanzó récords de ventas tanto en el propio país como en el extranjero, contribuyó a popularizar y a exportar la bachata. La bachata, hoy en día, es conocida en España, en los Países Bajos, en México, en los Estados Unidos y en numerosos otros países.

 

EL MERENGUE

Esta danza folclórica dominicana, extendida ampliamente por todo el mundo, es considerada por muchos como la danza nacional dominicana, y ha sido embajadora del país durante largo tiempo. Surgida en el siglo XIX, el gran éxito del merengue (danza y música popular) no tuvo lugar hasta el momento en que la élite dominicana se familiarizó con esta música y se apropió de ella, en la época de la dictadura del caudillo Rafael Leónidas Trujillo (1930-1961).

El merengue auténtico y genuino sólo sobrevive hoy en día en las zonas rurales. La forma tradicional, con guitarra, güira y tambora, ha sido modificada a través de la introducción de ritmos exóticos. Esta danza alegre y sensual conoció, asimismo, el rechazo, puesto que se bailaba durante algunas festividades religiosas. Sin embargo, este rechazo fue vencido gracias a la seducción del ritmo irresistible del merengue.

 

EL REGGAETÓN

Basado en el reggae, género que ante todo, evoca a Jamaica y a su ciudadano más célebre, Bob Marley, el reggaetón se desarrolló principalmente en Puerto Rico y en Panamá en los años 80 y 90. Ha asimilado también la influencia de otros géneros musicales, entre los que se encuentran el hip-hop cultivado en las calles de Nueva York.

LA SAMBA

Originaria de los suburbios de Río de Janeiro, la samba nació al principio del siglo XX. Es heredera de la música africana y de la música de los inmigrantes provenientes del norte de Brasil (en particular, de la ciudad de Bahía), tras la abolición de la esclavitud. Las escuelas de samba (“escolas de samba”) nacieron en este periodo.

La samba, antes de convertirse en uno de los géneros musicales latinoamericanos más reconocidos en el mundo, era una danza de fertilidad de originen angoleño. Su nombre proviene principalmente de la coreografía consistente en un frotamiento de ombligos (“semba”, en lengua bantú, significa ombligo). En la primera década del siglo XX surgieron los primeros compositores de samba, y por consecuencia las canciones dejaron de ser improvisadas sistemáticamente.

Como en el caso del tango o del merengue, hizo falta algún tiempo para que esta música fuese reconocida y asimilada por los ricos. En algunos casos, la policía llegó a confiscar las guitarras de los “sambistas”. Finalmente, en los años 20, varios factores contribuyeron a su difusión, y la popularidad de la samba se extendió poco a poco por todos los sectores. Fue el tiempo de la consagración de músicos como Sinho (flauta y piano) y Pixinguinha (saxofón y flauta); este último llegó a tocar en París en 1921.

Más tarde, en los años 60, nació una nueva música popular brasileña, fruto del encuentro de la salsa con el jazz: la bossa nova, igualmente reconocida en todo el mundo.

La samba se ha convertido en el ritmo por excelencia de los mundialmente conocidos carnavales de Río, así como en un símbolo indiscutible de Brasil.

viaje a brasil - baile - latino américa

LA CUMBIA

Originaria del este de Colombia y ligada al curso alto del río Magdalena, la cumbia es el producto de un sincretismo étnico y cultural de los esclavos negros deportados desde África y, principalmente, de los indígenas. Este género musical apareció a la sombra y en los márgenes del sistema esclavista, en los espacios de libertad en que los esclavos negros podían expresarse libremente e interactuar con los indígenas. Por tanto, es posible que emergiese cerca de los puertos en los que se ejercía el comercio de esclavos. La palabra “cumbia” puede derivarse de la palabra africana “cumbé”, un ritmo y danza originaria de la región que se transformaría más tarde en Guinea Ecuatorial.

La cumbia es popular desde los tiempos lejanos de la colonización española. A mitades del siglo XX, la cumbia conoció una amplia difusión en la mayor parte de Latinoamérica. Su adopción en diversos países de la región, desde Perú hasta México, pasando por Panamá o Cuba, dio lugar a numerosas variantes.

 

 

Los ritmos mencionados son los más célebres del continente latinoamericano. Sin embargo, existen muchos otros menos conocidos y con una difusión menor. Pueden citarse, por ejemplo, la punta, una danza y música típicas de las Garifunas de América Central; el ballenato, un género del Caribe colombiano; o la ranchera, parte integrante de la identidad mexicana. Asimismo, cabría mencionar las innombrables músicas y danzas propias de las numerosas culturas indígenas de todo el continente.

 

Este artículo ha sido escrito por Yasmi Ixcot Miranda, alumno de los talleres francófonos de periodismo impartidos por los moderadores de la página “Voyageurs du Net” en Xela, Guatemala.

Deja un comentario

No publicaremos tu dirección de correo electrónico. Campo obligatorio *