¿Luna de miel en familia o en pareja?

luna de miel - familia - pareja - viajes

¿La luna de miel debe hacerse con o sin niños? ¿Deseas viajar exclusivamente en pareja o prefieres realizar los viajes en familia?

 

Las opciones son muchas y variadas: algunos no pueden separarse de sus hijos más que por un periodo corto de tiempo, mientras que otros entienden la luna de miel como un momento único que debe vivirse en pareja. Entre estos dos bandos, los más astutos han encontrado la manera de satisfacer a todo el mundo, realizando dos viajes distintos y haciendo concesiones en cuanto a la duración o el destino.

“¿Un viaje sin mi bebé? ¡Ni pensarlo!”. “No nos planteamos vivir un viaje mágico sin nuestros hijos”.

Tras haber recorrido numerosos foros, hemos constatado que algunas parejas afirman categóricamente que no pueden viajar sin sus hijos, ya sea en luna de miel o no. Para Myriam, de 34 años y madre de una niña de 2 años, este viaje es la ocasión perfecta para disfrutar todos juntos. Al no haber tenido casi vacaciones tras el nacimiento de su hija, para ella era impensable dejar a su hija con una amiga durante 3 semanas y no hacerle partícipe de este feliz viaje.

 

Un momento mágico y romántico para compartir en pareja

Para otras parejas que, quizás, tienen necesidad de tener más momentos de intimidad (como en los casos de las familias numerosas o las familias recompuestas), la luna de miel es un momento mágico, romántico y que debe compartirse únicamente en pareja. Es un momento único que permite a la pareja fusionarse y unirse para afrontar mejor la vida cotidiana a la que se enfrentarán en el futuro. Para la madre de Chloe (2 años), el hecho de que la diferencia horaria pudiera cansar a su hija, así como el hecho de no estar segura de poder encontrar comida adecuada para alimentar a un niña de 2 años, le han hecho decidirse por dejar a su hija al cuidado de su mejor amiga. El viaje de novios es también para Daniel, de 35 años, el momento ideal de llevar a cabo su pasión por la escalada, actividad que, por desgracia, no puede realizar junto a sus hijos. Por tanto, no ve la razón para llevar a sus hijos a este viaje si no pueden disfrutarlo todos juntos en familia.

 

¿Cómo contentar a todo el mundo?

Los más avezados han logrado encontrar un punto medio satisfactorio para toda la familia. ¿Por qué no partir el viaje por la mitad? Por ejemplo, podrían efectuarse los primeros días (o la primera semana) del viaje en pareja, para a continuación seguir en familia.
Es el caso de Cristina, de 37 años y madre de dos niños, Sara (de 3 años) y Tomas (de 6), ha decidido realizar una luna de miel más corta y sobria, para hacer un segundo viaje algunos meses más tarde, ¡esta vez en familia!

 

Y tú, ¿qué opinas? ¿Cuál sería tu elección?

Si quieres que te demos algunos consejos sobre como preparar tu luna de miel, es por aquí  y, si te quieres hacer una idea cuanto puede costar tu viaje de novios, haz click aquí 🙂 

Deja un comentario

No publicaremos tu dirección de correo electrónico. Campo obligatorio *