Bangkok, vuelta a la normalidad

El mundo viajero ya lleva algunos años atento a lo que pasa en Tailandia. Cada vez son más los turistas que eligen este destino del sureste asiático para pasar unas vacaciones completas, que ofrecen desde cultura hasta religión de forma bastante diferente a la que estamos acostumbrados.

Por desgracia, la semana pasada Bangkok era noticia a nivel mundial  por un suceso que dejaba desconcertados a muchos: el lunes una bomba explotaba en el distrito central de Chindlom, dejando 120 heridos y más de 20 víctimas mortales. Al día siguiente otro artefacto explotaba en Sathorn, una zona concurrida por tailandeses y turistas. Por suerte, esta vez sin víctimas.

Ante tal suceso, desde Evaneos queríamos conocer la situación actual de primera mano, así que contactamos con nuestro agente local, Javier. Con 12 años de experiencia trabajando por Europa, 2 más en la India y finalmente 7 en Tailandia, Javier nos desveló la situación actual inmediata que se vive en Tailandia:

Javier Fernández

Javier, nuestro agente en Tailandia

¿Cómo te enteraste del suceso?

Pese a que vivo en Bangkok, en esos momentos no me encontraba en la capital. Pero todo el mundo hablaba de ello; desde los canales de televisión hasta videos por whatssapp. En Tailandia nunca había sucedido algo similar pese a las tensiones políticas de los últimos años. Fue algo que desconcertó a toda la población.

¿Conocías algún cliente o turista que estuviera en Bangkok?

Sí, algunas personas que estaban viajando con nuestra agencia se encontraban en la capital, pero ninguno de ellos cerca de las zonas de las explosiones. De hecho todos se mostraban muy calmados, y eran más bien los familiares los que llamaban alarmados y pedían información.

Claro, porque además todos los medios destacaban que las explosiones eran en lugares turísticos…

Pese a que pasara en el centro de Bangkok, la ciudad tiene alrededor de 1500 km cuadrados de superficie; tan solo el centro de la ciudad ya es tan o más grande que toda Barcelona. Es un área geográfica muy extensa, y el hecho de que sucediera en el “corazón de la ciudad” es relativo. Además, si bien es una zona turística, el templo hindú de Erawan (primera bomba) está más bien frecuentado por los turistas locales o residentes de la zona.

Entonces ¿consideras que no se ha dado el mejor enfoque de lo sucedido?

Es evidente que los medios tienen que informar de la situación, pero tampoco hace falta ser alarmistas. Viajeros y periodistas expertos, como Paco Nadal , tardaron muy poco en explicar que no era motivo para dejar de viajar a Tailandia. Pero sin embargo no era lo mismo que se leía en los titulares españoles…

¿Cómo se encuentra la situación actualmente?

Como en muchos países en vías de desarrollo, Tailandia se alimenta del turismo. De hecho es la segunda fuente de ingresos a nivel nacional, justo después de la venta y exportación de arroz. Es evidente que todo el mundo está bastante furioso, porque fomentar el miedo en este sector es algo totalmente absurdo. Y más aún cuando la población demuestra abiertamente que el turista extranjero es bienvenido.

Pero ahora quizás el turista se lo piensa dos veces antes de viajar…

De momento, no he tenido ninguna cancelación, ni ninguno de los viajeros ha modificado su ruta para no pasar por Bangkok. Llevo 7 años viviendo en el país y este triste episodio ha sido algo fuera de lo común, sí. Pero considero que, desgraciadamente, la trascendencia mediática se debe a la presencia de algunos turistas y el grado de violencia del atentado.

¿Entonces el viajero puede visitar Tailandia a día de hoy?

Desde mi punto de vista, sí. Si veo o considero que puede haber un peligro real, se monta una ruta paralela o buscamos otras alternativas, pero no recomendaría viajar si no estuviera seguro de ello. En Tailandia se respira paz y tranquilidad, la gente es amable y es injusto que por culpa de un individuo toda esta harmonía quede rota a ojos del mundo.

Justo después de la conversación, nos sentimos más tranquilos. Javier se despide invitándonos a viajar y a que nos unamos a una cena thai por las calles de Bangkok, acompañada de una buena cerveza. Esa es una de las múltiples ventajas de tener un agente local en un destino desconocido; alguien que puede ser tus ojos y tus oídos cuando quieras y lo necesites. 

 

 

Deja un comentario

No publicaremos tu dirección de correo electrónico. Campo obligatorio *